23 de Enero de 1955 Victoria Argentina en los 1000 Kilómetros Sport de Buenos Aires


En 1955, la segunda edición de los 1000Km de Buenos Aires, nos trajo una sorpresa, la primera victoria en un año con otras importantes victorias para Argentina.

Enrique Diaz Saenz Valiente, deportista, Campeón Mundial de tiro en Estocolmo (1947) Campeón Olímpico de Tiro (1948) automovilista, aviador, que lamentablemente perdimos muy joven, sino quien sabe cuantas alegrías más nos hubiera dado.

En automovilismo intervenía en Turismo Carretera con una cupé Ford V8 con el seudónimo Patoruzú. En una oportunidad en que el entonces presidente Perón concurrió a una carrera  reunió a los que competían en Sport y les dijo que se veía que estaban un poco atrasados mecánicamente, si querían autos más nuevos les daba autorizaciones para importar.

Así, ingresaron varias Ferraris,  Maseratis, Aston Martin, Porsche, Cisitalia, y Allard Cadillac. Patoruzú,  se hizo de una Ferrari 675 Plus, como la que pilotada por Farina-Maglioli ganó los mil KM de BA en 1954, en esa oportunidad Saénz Valiente había intervenido en pareja con Jorge Caamaño en un Cadillac-Arauz, pero para el año siguiente tenía su Ferrari recién llegada y en dupla con José María Ibañez se largaron convencidos que tenían posibilidades, y se dio.

Esta vez el circuito se había estirado a 17,136 km al incluir un tramo de la autopista a Ezeiza, en vez de volver al autódromo  en la rotonda donde confluye ésta con la Av. Gral.Paz, se doblaba a la izquierda hacia el aeropuerto, recorrido un tramo recto, se giraba en U y se volvía por  una curva a 90°a la derecha, se tomaba la avenida y de allí una larga recta a la rotonda del Puente La Noria.

Unas diez Ferraris en total largaron, pero las dos oficiales, Gonzalez-Trintignant (118 LM), Maglioli-Bucci (750 Monza) antes de mitad de carrera quedaban afuera. Completaron la grilla Maseratis, Alfa, Gordini, Porsche, Cisitalia, Jaguar, Allard-Cadillac, uno de cada uno.

            La organización había decidido incluir, para dar más emoción, a las cupecitas de TC en la competencia, con una clasificación aparte, y aunque no se crea, el mejor, Oscar Gálvez terminó apenas a seis vueltas del ganador, frente a los sport más chicos (3;2 y 1,5 L.) las muy largas rectas las favorecían, de ahí la modificación del circuito. Se imaginan los sport teniendo que pasar, al menos seis veces,  cerca de 30 cupecitas que largaron! afortunadamente no se repitió y nunca más la mescolanza.

Impecables Saenz Valiente-Ibañez se alzaron con el triunfo, segundos, con otra Ferrari (375MM) Najurieta-Rivero, terceros Faraoni-Grandío, (equipo pres. Perón) Maserati A6CGS. Todos Argentinos.

Como ven, esta vez no hubo gran convocatoria internacional.

Bocha Balboni

FOTOS DE EL GRÁFICO