LAS COSAS QUE TE DEJA UN AUTO VIEJO


Estimado Sr. Manuel,

Soy el papá del niño a quien hoy le obsequió la fotografía  de su Torino. Quisiera aprovechar este correo para darle las gracias  por el lugar que le brindó a mi hijo, pero sobre todo por lo amable que fue con él al dejarlo sentarse al volante del Toro para una foto.

Mi hijo Joaquín, heredó mi pasión por los Torinos y siempre nuestro sueño es llegar a tener uno para sentir su motor en nuestras manos. Todo el día vemos fotos por Internet o por donde sea porque amamos el toro. Joaquin es un niño que nació de manera prematura  (sólo 26 semanas de gestación), y esto le dejo como secuelas una epilepsia de muy difícil manejo y una hemiparesia izquierda que le dificulta su marcha. Así y todo, a pesar de haber llegado a tener 40 convulsiones  X día el sigue luchando  y disfrutando cada día de su vida. Gracias a dios y a la medicina que hoy toma, ya hace unos cuantos meses que su epilepsia  esta controlada.

Hoy cuando paseábamos en nuestro auto por av. Del libertador, Joako vio su Torino  y me pidió insistentemente detenernos para sacarle una foto, a lo que obviamente  accedí. Lamentablemente el retraso madurativo  que la epilepsia  dejó,  no le permite alcanzar algunos objetivos que nenes de su edad logran, pero le aseguro que hoy se fue a dormir  con la foto que ud. le regaló y me dijo "qué Lindo es el Toro papa, me gusto el volante"!!!!

Don Manuel, Gracias, gracias  y gracias por la enseñanza que me brindó al dedicarle un tiempo a mi nene sin conocernos!
Dios lo bendiga y si mi hijo está bien de salud.... estaremos en la largada del Gran Premio en  octubre.

Mis respetos y un gran abrazo.

Gabriel Giménez