Los más admirados en Autoclásica y en la Patagonia


Desde un Züst de 1907 a cadena hasta el AC Bristol 16/80 1938 del líder del campeonato argentino Sport Histórico, Daniel Erejomovich, un selecto grupo de automóviles preguerra prestigiarán la 28va. Edición de las 1000 Millas Sport que se desarrollará del 9 al 13 de noviembre venideros. Algunos de ellos, incluso, se lucieron en el stand del Club de Automóviles Sport en Autoclásica.

Son los integrantes de las categorías C (vehículos fabricados hasta el 31/12/1930) y D (producidos entre el 1/1/1931 al 31/12/1945) los que prestigian la caravana y deslumbran a los aficionados. Son los que desde 1998, salvo tres ediciones, han dominado la clasificación general. En 2016, las 1000 Millas Sport volverá a contar con un parque envidiable, donde se destacarán nuevamente los automóviles preguerra.

En Autoclásica, el Club de Automóviles Sport hizo gala de esto luciendo -entre otros modelos de todos los tiempos- una Bugatti Type 35 C de 1927 y un Fiat 520 de 1928 de dicho período los que fueron tan admirados como la Ferrari 166/195 Coupé Vignale elegida para ilustrar el póster que identifica la carrera de este año como el Lancia Stratos de 1974 ganador del Premio Contemporáneos Europeos pequeñas series. Este modelo nació como un prototipo de Bertone que fue mostrado al público en el Salón de Turín de 1970. Bajo un diseño futurista y con un intenso esfuerzo para reducir el CX (coeficiente aerodinámico), solo se fabricaron 492 unidades, para competir en el Campeonato del Mundo de Rally el que ganó entre 1974 y 1976.

Al cerrarse las inscripciones, en la lista de la 28va edición sobresalen también una Bugatti Indianápolis de 1922, un monoposto especialmente desarrollado para correr las 500 Millas. Otro modelo de la marca francesa, el Type 35 A de 1926 estará en acción junto con un viejo conocido: el Straker Squire X/2 (“La Cebra”) de 1917.

Respecto a la Bugatti Indianápolis la marca francesa- después de ganar muchas carreras importantes en 1921’- decidió hacer un motor de mayor capacidad para competir en un Gran Premio. El primer Bugatti para recibir el motor 8 en línea fue el Tipo 23/30 que debutó en el GP de Francia alcanzando un 2º y 3º lugar. Un año más tarde, fue modificado específicamente para las 500 Millas de Indianápolis. Así se presentaron con una carrocería diseñada por el ingeniero de aviación Bechereau. Aunque durante la carrera prometían alcanzar un buen resultado, en los curvones peraltados no podían seguir el ritmo de sus rivales. De los cinco autos que se presentaron, sólo uno logro finalizar la prueba de 1923.  

Otros dos autos que despertarán la atención serán un Hudson Baquet y un Chrysler 66, ambos de 1930. Lo valioso de este último es que sólo se produjeron 22.606 unidades y tan sólo 1.213 en la versión Roadster.

Un Aston Martin International 1932 aparece como otro de los integrantes de la caravana de las 1000 Millas 2016. Este auto tiene como característica haber “nacido” en un período de recesión económica y con las ventas, de automóviles de calidad, en baja. Por lo tanto se rediseñó el chasis y el biplaza, con un motor de 1,5 litros, consiguió colocarse 5º y 7º en la carrera de Le Mans de 1932. Además ganó la Bienal Copa Rudge-Whitworth.  

El MG TA 1937 que estará recorriendo los caminos de la Patagonia es uno de los pocos más de 3.000 que se produjeron en sólo tres años. Un auto deportivo de dos plazas, famoso por el diseño del radiador, estribos y parabrisas plegable, entre otros detalles. 

En tanto, el matrimonio Ricardo Licursi-Patricia Pujol  intentará, nuevamente, pelear la carrera a bordo de un SS Stoir 1939. El año pasado, con ese mismo auto, fueron los ganadores de la etapa 1 tras solucionar un problema con el cardan. Después un yerro los dejó sin posibilidades por lo tanto, buscarán revancha. La misma por la que irá, con el AC Bristol 16/80 Competition de 1938, Daniel Erejomovich. El año pasado, el ganador de la edición 2011  quedó postergado por tan sólo 9 puntos. Habiendo obtenido este año los triunfos en el Rally de las Bodegas y el Rally de la Montaña, y con una amplia ventaja en el campeonato argentino Sport Histórico, Erejomovich podría cerrar el año de manera fantástica: su cuarto título de regularidad, su tercera Triple Corona y la ansiada victoria de las 1000 Millas pero en Bariloche, pues su consagración se dio en Córdoba cuando el evento se vio obligado al cambio de sede ante las secuelas que afecto la región patagónica ante la erupción del volcán Puyehue.